Censo del agro, por difícil camino hasta última hora

Ganado Sucre

Mauricio Perfetti, subdirector sectorial del Departamento Nacional de Planeación (DNP) y a quien el presidente Santos encargó de la dirección del Dane tras la renuncia este lunes de Jorge Bustamante, había pedido que el Censo Nacional Agropecuario (CNA) sirviera para hacer una caracterización de los hogares y socioeconómica del campo.

Así lo señalaron conocedores de la preparación del CNA, ordenado en el Plan Nacional de Desarrollo y que debía realizarse en el segundo semestre de este año, pero que ante la no asignación de los recursos para llevarlo a cabo tuvo que aplazarse. La nueva fecha, primer semestre del 2014, fue el detonante de la dimisión de Bustamante.

El CNA, cuya realización es uno de los compromisos del Gobierno con las Farc salidos de los diálogos de La Habana, necesitará contratar 20.000 personas, la inmensa mayoría oriundas de las zonas donde harán las encuestas.

Más allá de las suspicacias políticas de hacerlo en la primera mitad del próximo año, cuando se registrarán no menos de tres eventos electorales, uno de los argumentos técnicos para no llevarlo a cabo en ese periodo tiene que ver, precisamente, con la petición de Perfetti.

La dinámica electoral, según entendidos en la materia, también genera una dinámica migratoria que llevaría a que la caracterización socioeconómica de los hogares campesinos y de la actividad rural no fuera sólida, ya que se haría con datos no estables.

Otro argumento que se puso sobre la mesa buscando que el operativo del CNA se realizara en el segundo semestre del año entrante tiene que ver con la actividad productiva en la zona rural.

En ese sentido, expertos dicen que en el segundo semestre de cada año la actividad agropecuaria es mucho más intensa que en la primera parte del año y resulta de particular interés recoger en detalle, con el CNA, esta dinámica.

Así mismo, que lo que los técnicos llaman los mapas de los cultivos transitorios y permanentes son diferentes y que en el segundo semestre se toman decisiones sobre los cultivos y que estas son más estables.

La directora del DNP, Tatyana Orozco, manifestó en un comunicado que “la coyuntura del sector rural colombiano necesita, urgentemente, de información actualizada para tomar decisiones acertadas en materia de política pública, en el marco del Pacto Nacional Agrario”.

El presidente Santos, por su parte, al aceptarle la renuncia a Bustamente, señala que “la importancia de este Censo para el país y para la cabal formulación y ejecución de la política agropecuaria y rural no puede estar supeditada a coyunturas políticas o electorales”.

Igualmente, que “su realización puede hacerse perfectamente en condiciones adecuadas, asegurando siempre el mayor nivel técnico. Por lo demás, un proyecto de este nivel de complejidad necesariamente se realiza por etapas y a lo largo de varios meses y no tiene ninguna justificación aplazarlo un año más”.

CHOQUE POR SUPUESTO ACUERDO

Un nuevo frente de discusión lo abrió el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, al rechazar la afirmación del director saliente del Dane de que se había acordado que el censo se hiciera en el segundo semestre del 2014. El lunes de la semana pasada el Consejo de Ministros (reunión a la que no fue invitado Bustamente) decidió que se hiciera seis meses antes.

Este diario intentó ahondar en este aspecto, pero no fue posible contactar a Cárdenas, quien viajó en la tarde a Washington a las citas cumbres del FMI y el Banco Mundial, ni a Bustamante, ya que estaba ocupado haciendo el empalme con Perfetti. Ayer fue su último día en el Dane.

 

Anuncios